miércoles, 26 de junio de 2013

Descenso de Barrancos: Técnicas Avanzadas

Por fin ve la luz esta obra en la que hemos estado trabajando durante dos años. Como coautor de la misma, no me corresponde a mi hacer crítica, pero sí quizás conviene decir algunas palabras sobre él, y más concretamente sobre el volumen de técnicas avanzadas, ya que su contenido está íntimamente ligado al barranquismo de exploración.


https://www.facebook.com/BarrancosAvanzadas


Para comenzar diré que la obra completa consta de dos volúmenes y que el nombre de ésta (técnicas avanzadas) es como contraposición a la denominación del primer volumen (técnica básica). Por eso quizás el nombre no transmite con exactitud el contenido del manual, ya que si bien aborda el barranquismo más puntero, lo hace desde un enfoque práctico. No hay técnicas raras ni excesivamente complejas y aunque ha sido tentador introducir muchas maniobras “kamikace” entendemos que no corresponde a un manual difundir un tipo de prácticas que suponen más un riesgo que una solución y que, de cualquier forma, pueden encontrarse fácilmente en una búsqueda del Google. Pero si que nos corresponde transmitir aquellas que pensamos que son seguras o pueden sacarnos de una situación comprometida sin sobrepasar un umbral de riesgo. Aunque también es verdad que quizás alguna se pasee por una delgada línea roja, aunque eso dependerá más del técnico que de la técnica. Casi todas las que en el manual se recogen han sido rescatadas de otros manuales (no sólo de barranquismo), por lo que si en algo contribuimos es a consolidar su práctica.  La gran novedad es la aplicación de ciertas maniobras a contextos como el barranquismo, modificando parte de su ejecución, mejorándola en algún caso y dándoles una utilidad dentro de nuestro medio y en los entornos que se abordan. Al final se trata de adaptar, recopilar y seleccionar un conocimiento que estaba disperso, para ofrecerlo de forma útil para todos.

A mi modo de entender, quizás sea el futuro volumen de técnica básica el que recoge la mayor carga técnica y el mayor número de maniobras. Por eso, a los fanáticos de los nudos, las técnicas y las maniobras os recomiendo que no menosprecieis tampoco dicha obra, cuando vea la luz en su día. Porque “básico” no hay que entenderlo como “sencillo”, sino como “esencial”. Y para los que participamos en la construcción de este manual, entendemos que es esencial conocer técnicas tan complejas como las que se enmarcan dentro del autosocorro.

Así pues el volumen de TA lo que hace es sobrevolar los pasajes más extremos del barranquismo y explicar que se cuece en estos entornos. Porque al final del camino, cuando nos movemos entre escenarios comprometidos, no van a ser los nudos ni las técnicas lo que (y permitirme la licencia)  nos salven el culo, sino el sentido común. Y el sentido común es una mezcla de inteligencia, experiencia y madurez. Aquí exponemos nuestra experiencia para que sea utilizada con esa inteligencia y con esa madurez. Hablamos de los riesgos, más que de cuerdas, y de circunstancias más que de materiales. Porque cuando cruzas la barrera del barranquismo que va más allá del deporte lúdico y ocioso y se convierte en reto deportivo, prima la actitud frente a la aptitud.

De cualquier forma, también se recogen conocimientos y fórmulas pioneras que se exponen en un manual por primera vez y suponen la base de un futuro saber hacer. Es por lo tanto, un conocimiento predestinado a quedar obsoleto a medio plazo, pero no por ello deja de ser útil hoy y ahora, cuando no hay otra cosa. Aún recuerdo aquellas guías de Edu Gómez en las que recomendaba unas zapatillas de lona para progresar. En su día, una recomendación pionera, aunque hoy esté obsoleta. Pero ya entonces sirvió para poner el enfoque sobre algo tan importante como el calzado.

Y no quisiera terminar este texto sin mencionar un par de cosas.

En primer lugar, el manual es fruto del colectivo y para el colectivo. Entre los dos volúmenes (la idea original era un único tomo) hemos participados alrededor de 11 autores (alguno, por voluntad propia, ha querido permanecer en la sombra). Cada uno además, ha tenido total libertad para consultar y tener sus colaboradores, por lo que ha sido una círculo abierto en el que han participado deportistas muy variados y que muchos conoceis. Y ha sido todo un reto poder organizarnos entre todos (este mérito sin duda es de Jose Ortega, que ha ejercido como autor y coordinador de la obra). Esto es importante a mi modo de entender, en una sociedad como la nuestra, predispuesta desde el minuto cero a criticar cualquier obra de autor. El barranquismo en España no está tan estructurado como en paises como Francia y hacer un manual federativo era una utopía. Así que creo que esto es lo más aproximado.

Por otro lado, estoy muy satisfecho del trabajo de documentación que se expone en la obra porque es fruto de experiencias pioneras de deportistas españoles. La documentación de los escenarios más extremos ha sido proporcionada por grupos nacionales que desde hace ya algunos años, están demostrando estar en primera línea de la disiplina a nivel mundial. Deberíamos estar orgullosos de ello y sacar pecho, pues creo que sin menospreciar el trabajo y los conocimientos de nuestros vecinos franceses, con este manual dejamos constancia de que los españoles, pese a tener un deporte desestructurado, carecer de apoyos institucionales o de patrocinios y gozar del desentendimiento generalizado de marcas y fabricantes nacionales (aprovecho para agradecer a Bestard, Tecnomar e Index que hayan decidido seguir un camino distinto), pese a todo ello, ahí estamos, bajando las cascadas más grandes del mundo, batiendo récords de envergadura y rompiendo fronteras, cifras y tópicos.


También aprovecho para agradecer. Agradecer a Vicente Martínez, mi mentor y mi iniciador en la espeleología, el descubrirme este mundo del que ya no puedo salir ni quiero. A Víctor Pardo, por disfrutar y padecer conmigo mil y una aventuras con la única finalidad de pasarlo bien (la portada del libro da fe de alguno de esos momentos). A Jero García, por acompañarme en las aventuras más duras que he vivido. A Fernando Caro y a Nitu, por haberme ofrecido la oportunidad de compartir (y cumplir)  nuestros sueños siempre con ese buen rollo y desde la humildad de los que somos eternos aprendices. A la banda de Proyecto Gocta y el equipo ECH, por lo que suponen para el barranquismo y para mi barranquismo. A mi Club, el CDE Tracalet, y a todos los que forman parte de él porque son mi familia deportiva desde hace 18 años. A Nacholas, a Jorge Rey, a las rubias y a todos los que en algún momento se cruzaron en mi camino haciendo mejor todavía este deporte.  Sé que me dejo a muchos, pero ya sabeis que soy despistado y que no lo hago con mala intención. A todos de verdad, mil gracias.

Por último, recordar que los autores hemos cedido los derechos a la Fundación de Felix Baltistan (http://www.baltistan.eu/?set_language=es ), una ONG que está cooperando y ayudando al desarrollo del valle de Hushe (Karakorum). Así los autores tenemos la satisfacción de contribuir a una buena causa y el lector también.

Por mi parte, espero que se disfrute de la obra y que resulte cuanto menos entretenida. La evolución del deporte es rápida, y a mi vuelta de Nepal habría cambiado muchas cosas en ciertos temas que me tocó abordar. Pero en el fondo eso significa que nuestro deporte sigue en evolución y con metas todavía por alcanzar. El manual no es más que una fotografía del barranquismo español en este momento. Y yo creo que salimos bastante bien.









No hay comentarios:

Publicar un comentario